¿Existen contraindicaciones para utilizar EMDR?

Después de una sesión de EMDR que implique desensibilizar y reprocesar recuerdos traumáticos, una persona se puede sentir aliviada pero también exhausta. Algunas sesiones se “completan”, es decir, el recuerdo traumático completo parece haberse evaporado durante la sesión. Otras sesiones tienen que detenerse antes de que el recuerdo traumático haya desaparecido, ya sea porque no ha habido tiempo suficiente de acabar o porque hay muchas partes distintas de la experiencia traumática. En el caso de una sesión “incompleta” se ayudara a dejar de lado los recuerdos que le inquieten al cliente. Sin embargo, si se observa que sigue estando inquieto entre sesiones se le puede pedir recordar que imagine que pone todas sus preocupaciones en un contenedor y que lo abrirá de nuevo cuando vuelva a sesión. También se le puede pedir que visualice “el lugar seguro” y a que aprecie los sentimientos de seguridad y relajación que acompañan la imagen.