Para qué sirve EMDR

Considerando que se basa principalmente en la comprensión de que el funcionamiento disfuncional de la persona surge de experiencias traumáticas que pueden producirse en la infancia o en cualquier momento de su historia, y que los recuerdos quedan guardados de forma atípica y disfuncional, EMDR es eficaz para tratar cualquier situación o experiencia difícil que haya provocado un impacto suficiente como para sobrepasar los niveles de procesamiento normal del cerebro.

Entre otras:
• Duelo
• Traumas recientes
• Traumas por maltrato infantil o abuso sexual
• TEPT
• Fobias (social y fobias específicas: a volar, alturas, agujas y otras)
• Trastorno de pánico
• Otros trastornos de ansiedad
• Dolor crónico
• Depresión
• Abuso de sustancias

Se recomienda también en el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles en la vida del sujeto, desde fobias, ataques de pánico, muerte traumática y duelos o incidentes traumáticos en la infancia hasta accidentes y desastres naturales.

EMDR también puede resultar muy efectivo para aliviar la angustia y/o la fobia de hablar en público, para mejorar el rendimiento en el trabajo, en los deportes y en las interpretaciones artísticas.

EMDR como método puede ser integrado con otro tipo de abordajes terapéuticos, puesto que todos trabajan sobre la historia del paciente, lo que cambia es el foco. Unos trabajan sobre el sistema familiar, otros sobre la conducta, otros sobre el significado. Para muchos pacientes EMDR resulta de mayor ayuda para sus problemas que otras terapias convencionales.